A través de mi trabajo difundo métodos y actividades prácticas que el personal de los jardines de infancia y guarderías pueden aplicar para hablar con los niños de entre 3 y 6 años sobre el cuidado de la naturaleza y la ecología.

Una forma de hacerles comprender a los niños el porqué es necesario cuidar del medioambiente es hablándoles de cosas cercanas a ellos, de su realidad y de su vida cotidiana y hacerlo siempre con un lenguaje simple y concreto. Lo puedes hacer de esta forma.

 

Todo proviene de la naturaleza.

Puedes comenzar por explicarle al niño que todo tiene su origen en la naturaleza. Háblale de sus juguetes; los libros se hacen con papel que se obtiene de los árboles, los peluches se hacen con algodón que se cultiva en grandes campos, los juguetes de plástico se hacen con un material (petróleo) que se saca del fondo de la tierra y es muy escaso. Todo tiene su origen en algún recurso natural.

Cuando las fábricas producen y producen y nosotros compramos y consumimos sin parar y sin pensar en nuestro planeta o en sus habitantes no estamos cuidando de la naturaleza.

Puedes preguntarle al niño qué juguete es su favorito y si sabe de qué material está hecho. Así comenzará a pensar en el origen de las cosas y a aprender a cuidar lo que tiene dandole más valor.

Hay que cuidar los recursos de la tierra para que la naturaleza pueda descansar, recuperarse y sentirse bien.

Es importante hacerles entender a los niños que los recursos naturales no son infinitos. Cuéntale al niño que si explotamos y malgastamos los recursos naturales llegará un momento en el que ya no los tendremos más porque los habremos agotado. ¿Te imaginas vivir sin agua? No tendríamos qué tomar y no podríamos concinar. ¿O un mundo sin árboles que nos den sombra y oxígeno? Los árboles nos ayudan a respirar y a vivir. Y si desaparecen los bosques, ¿dónde irán los animales que se queden sin hogar? ¿Qué pasará si en los campos cansados ya no se puede volver a cultivar?

Así podemos ayudar a la naturaleza a recuperarse.

Explícale al niño algunas de las cosas que podemos hacer para ayudar a la tierra a sentirse bien, como por ejemplo:

  • Reducir nuestro consumo. Cuéntale que podemos elegir comprar menos y consumir de otra forma. Por ejemplo, podemos pedir prestado cosas y realizar trueques e intercambios entre amigos, familiares y vecinos. También es preferible comprar artículos de segunda mano y darle nueva vida y usos a aquellas cosas que otras personas ya no utilizan.
  • Reutilizar lo que tenemos. Podemos reparar lo que se ha roto y darles nuevos usos a las cosas como, por ejemplo, construir un florero con bricks de construcción con los cuales ya no jugamos.
  • Reciclar. Cuando ya no podemos darle más uso a alguna cosa es tiempo de reciclarla de manera correcta para que se pueda reutilizar en la fabricación de otras como, por ejemplo, nuevas botellas de plástico o nuevos anvases de vidrio. De esta forma se consumen menos recursos y dejamos descansar a la naturaleza.

En mis próximos artículos seguiré desarrollando este último punto con detalles de diversas actividades concretas, cortas y simples que sirven para fomentar una mentalidad y comportamiento ecológico en los niños. Espero nos sigamos encontrando por aquí.

A través de mi trabajo ofrezco recursos y métodos a los maestros de jardines de infancia para lograr alcanzar los objetivos que se establecen en la iniciativa de las eco-escuelas. Si trabajas en algún jardín de infancia y te interesa fomentar la ecología puedes leer sobre la iniciativa del programa de las eco-escuelas y sus diferentes proyectos en España aquí. Recuerda elegir la opción en español del lado izquierdo de la página.

Si necesitas conocer más podes ingresa a nuestra sección de Noticias

No te pierdas lo nuevo que hay!
Actualízate